Los peligros de desarmar un Quantitative Easing

Elaboración propia. Fuente: https://www.ecb.europa.eu/pub/annual/balance/html/index.en.html

 

¡Hola y bienvenidos!

Nos encontramos en lo que parece ser un momento de transición de algunos de los principales bancos centrales del mundo respecto a su visión de política monetaria, liderados por la FED en su aumento de tasa, la semana anterior el Banco de Canadá realizó su primer aumento de tasa en 7 años, los miembros del Banco de Inglaterra a favor de un aumento de tasa están aumentando y Mario Draghi del Banco Central Europeo es la gran incógnita.

Por lo pronto, tal y como se esperaba, el resultado de la reunión del BCE hoy no mostró ningún cambio significativo en su tasa ni en su forward guidance, por lo que se espera un anuncio más significativo en ese sentido en la reunión de septiembre, ya que viene el receso de verano. Sin embargo, lo que si es cierto es que el balance del banco ha venido creciendo tal y como puede verse en la gráfica 1 donde los activos para efectos monetarios han crecido lógicamente desde 2015 cuando en marzo de ese año el ente decidió iniciar su programa de compra de títulos o QE.

Este cambio llevó a un aumento en su posición de activos para efectos monetarios donde casi se triplico en 2015 frente a 2014 y luego se duplicó de nuevo al cierre de 2016.

Pero el BCE no es el único con esta inflada hoja de balance tal y como lo había escrito en un post anterior la FED tiene una posición aún mayor, con un total de 4.5 trillones de dólares de los cuales alrededor del 58% está en títulos del tesoro, mientras el 42% en titularizaciones hipotecarias herencia de la crisis del 2008. (Post: El acertijo del balance de la FED)

Esta hoja de balance tuvo sentido en 2015 y 2016 ya que ambas entidades buscaban una politica monetaria expansiva, es decir una inyección de dinero a la economía que favoreciera el consumo, que se caracteriza por bajas tasa de intervención y compra de títulos, ya que ambas herramientas inyectan dinero en la economía.

Lo que sucede en este momento es que el foco de la política monetaria está cambiando y la preocupación de los bancos centrales va migrando más hacia el control de precios (Hawkish) que a incentivar el crecimiento (Dovish). Esto lleva a que se aprieten las condiciones monetarias, es decir que se pase de una política monetaria expansiva a una contractiva, en la cual se retira dinero de la economía.

Es en ese momento que empiezan los problemas del BCE y la FED, ya que tal y como la Reserva ha iniciado un proceso de aumento de tasas las cuales retiran dinero en la economía, tal y como puede la gráfica 2, a la hora de vender títulos recibe dinero de los compradores y también está retirando dinero de la economía, es decir está reforzando su política contractiva. El peligro en este punto es que estos bancos centrales terminen una posición más agresiva de la que intentaban, y afecten el crecimiento en Europa y Estados Unidos por esa razón.

Sin embargo, ese no es el único peligro, la forma en que se haga este desmonte es importante, ya que de hacer lo muy rápido inundarían los mercados de bonos de títulos y al aumentar la oferta de esa forma podrían hacer los precios en especial de bonos corporativos en Europa y de titularizaciones en Estados Unidos. Desde mi punto de vista, la expectativa sobre forward guidance de estos dos bancos no debe estar en la tasa cuyo impacto toma más tiempo sino en la normalización de su hoja de balance que podría tener un efecto más inmediato en los mercados.

¡Feliz día de la independencia en Colombia y que tengan un gran resto de semana!

Gregorio Gandini

*Si quieren ser incluidos en nuestra lista de correo para recibir novedades de nuestras publicaciones en el blog de análisis económico y de mercados financieros por favor sigan este link: Suscribete

*Este post refleja la opinión de su autor y no debe tomarse como una recomendación de inversión

Por: Gregorio E. Gandini Director: www.rogue-economist.com

Noticias